Seguidores

27 mar. 2010

Elogio de la delgadez


Estaba leyendo una revista mientras la profesora de historia inventaba guerras y tratados inexistentes. Veía las fotos y soñaba con ser esas hermosas chicas y veo un artículo de un libro de Cecilia Absatz (no se quien es pero el artículo es interesante). Como siempre digo esto se lo tengo que decir a las chicas o cosas así arranqué la página y me la guardé.
Estas son las partes que me llamaron más la atención.

A esa altura de las cosas sólo había llegado a una conclusión: bajar de peso era negativo. "Proceso negativo" suena ridículo, ya sé. Grandes palabras para asuntos tan terrenales. Sin embargo, si se lo piensa con cuidado, no era un asunto menor.
Lo negativo como concepto va a contrapelo de la forma en que funciona la mente occidental, llena de ideales de realización positiva. En sitios remotos con otras filosofías, aprecian lo negativo como un valor en sí mismo; encuentran goce. Los silencios de la música japonesa. Las abstinencias. Dejar de hablar, como alguas órdenes religiosas; no comer, no pelear, o directamente no hacer. Lo más difícil del mundo es no hacer. La gente siempre tiene que hacer algo, rápido, aunque sea equivocado.
Tal vez sólo debía cambiar el signo negativo por un signo positivo. El signo positivo es mucho más fácil de manejar; más que una esperanza es un propósito, un plan de acción. Prefería pasarme el día cargando bolsas en el puerto antes que sentarme con un agujero en el estómago a esperar que la vida me sonriera.
Debía convertir el signo negativo de no comer en una acción positiva equivalente. Si tuviera que elegir entre el dolor y la nada, elijo el dolor.
En lugar de sumirme en la abstinencia y el mal humor de por vida, podía optar por la práctica de un deporte de alta performance. ¿Cuál era ese deporte? ¿Qué es lo que tenía que hacer con tanta fruición y denuendo, varias horas del día, como quien cumple un horario de estibador en el puerto? Tener hambre.
En ese momento, sin ir más lejos, tenía hambre. No había asaltado por fin la heladera. Me ocupé activamente de quedarme quieta. Un cosquilleo desagradable crecía en toda la zona central, un vacío como un grito, crujidos varios. Imaginé cierta actividad en el interior.
Tenía hambre, no había comido nada sólido desde la mañana. En alguna parte remoat de mi cerebro creí oír una gota de grasa que se disolvía y se evaporaba. Acababa de bajar mi primer miligramo de peso.

El primer cambio notable fue la sensación de ligereza que desde el primer día me obligaba a levantarme del sofá y caminar por la casa con cualquier pretexto. Ahora bien: esa que se levantaba a cada rato en lugar de quedarse apoltronada en el sofá mirando televisión, esa no era yo. Era una persona diferente. Yo era una gorda, por dentro y por fuera, y una gorda es alguien que se mueve lo menos posible. Porque cuando se mueve siente como ondean sus carnes al viento y despliega demasiado volumen de atmósfera al caminar. Porque la ropa le incomoda y le ajusta por todos lados, se trepa por las colinas de sus caderas y se abalanza en rollos por encima de cada costura. Si tuviera la posibilidad, una gorda se pondría un batón y se quedaría quieta donde nade, ni ella misma, pudiera  echarle una mirada de desaprobación. Yo era esa gorda, la del batón. La que se levantaba del sofá con cualquier pretexto y caminaba por la casa era otra; a ésa, yo no la conocía.
Había sido una gorda desde que podía recordar: en cuarto grado de la escuela primera. También fui aquella gorda en la escuela secundaria, cuando todas tenían novio menos yo. Todas tenían el tapado de piel de camello que se usaba en esa época. Y yo las miraba de lejos, como un olimpo; no se me ocurría una vida mejor, ni tan inalcanzable. Mientras escribo esto se me escapa una sonrisa. No era más aquella gorda, ya no. Es más, mucha gente firmaría ante escribano que no era gorda en absoluto. Había bajado 20 kilos sin volerlos a subir. Ya no se reían a mis espaldas de sólo verme ni hacían ruidos obscenos con la boca los muchachos de la esquina. Y sin embargo era una gorda. Una gorda solapada.
Ya no alcanzaba con dejar de ser una gorda. Después de hoy, el día número dos del experimento, comenzaba a sospechar que ahora quería dejar de ser invisible.


Hoy estoy F E L I Z, peso 52.500 ^^
Ahora me voy a bañar y después a patinar sobre hielo con unos amigos. Que tengan un día hermoso chicas. Mañana viene mi papá de viaje :D
Veo la vida color rosa



Adieu

Intake 610
D: Nesquik (150)
A: 1 sandwich de jamón y queso (150)
M: Nesquik (150)
C: 1 Brochette de pollo y mango (160)

16 comentarios:

  1. Hola hermosa!!!
    ke bien ke estes mas animada y feliz!!!:D
    siii es mucho mas facil manejarlo todo con un+, hay qe eqilibrarlo todo para qe lo hagamos y lo hagamos bien :)
    muchos animos hermosa!!!!
    besos!! n_n

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras me conmovieron, esa otra persona que se movía por la casa eras tú, tu nueva tu, como un desdoblamiento de personalidad, como nuevo un nacimiento de ti misma. GRANDIOSO
    Ya no eres esa gorda que fuistes hace tiempo, la que no se movia del sillón, la que solo comía, se ponía la bata y no salía de su casa.
    Felicidades.

    Amazing!
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. ohhhhhh me encanta como escribes nena!!!!!
    pasatela super bien con tus amigos y disfruta cuando llegue tu papa y come pokitito.
    suerte un beso

    ResponderEliminar
  4. bonito post!!
    y enhorawena x tu peso!!
    pasalo bn!!
    cuidatee!kiss!

    ResponderEliminar
  5. me gusta este post jjiji
    que lindo patinar sobre hielo como se sentira ??
    ok bye que estes bien

    ResponderEliminar
  6. Excelente entrada.
    5 estrellas prin.

    Me alegra que estes bien y me encanto la `vida color de rosa´.Felicidades por tu peso =)

    Muaaaaaaaaaaaaaa♥

    Hard Candy

    ResponderEliminar
  7. Suerte en el hielo linda
    un beso
    bye

    ResponderEliminar
  8. Que buen peso =)
    Un besote
    y suerte en el hielo yo soy pésima ¬¬

    ResponderEliminar
  9. :D woow hermosaaa me encanto tu entrada de hoy! la lei todaa jiji esqe me piqe leyendo xD esta muy padre la entradaa he! amo como escribes!♥

    un beso hermosa y felicidades por esos 52 kg :D

    ResponderEliminar
  10. me encanto tu razonamiento realmente toda la razón. felicitaciones por el optimismo eso es definitivo y claro millares de besos suerte con ese patinaje en hielo jajajaja
    besos
    bye

    ResponderEliminar
  11. me encanto cmo escribiste eso nena...

    pero sobre todo me alegra saber q estas con animos optimistas eso es lo mejor linda...

    te deseo lo mejor en todo

    besitos

    ResponderEliminar
  12. hola hermosa!! no sabes cuanto me alegro de que estés tan feliz!!!!!
    tu decías que se te escapaba una sonrisa al escribir sobrelo gorda que eras,que bueno que es una sonrisa y no una lágrima!!!!! me super alegra eso!!! es muy importante,yo también antes ni cuanta me dba de mi estado, no veía otra forma de existir :S
    ahora ya se que es muy diferente
    espero sigas viendo las cosas color rosa y que te diviertas con tus amigos patinando hermosa!!

    ResponderEliminar
  13. gracias por copiar eso artículo, de verás me ha encantado! es que así soy yo cuando me siento gorda.. ni ganas de moverme...soy un maldito caracol jaja pero ni más! un besitoo nena

    ResponderEliminar
  14. Que buen texto! Me compraria ese libro, pero ya con el titulo que tiene va a ser para problemas.. mi vieja va a pensar que tengo "ideas extrañas" en la cabeza jaj.

    Que bueno que bajaste nena ♥ segui asiii :)
    una pregunta,donde queda la pista de hielo? En flores no? Porque yo quiero ir y me dijeron que habia una por ahi creo haha.

    Un beso enorme linda, espero que sigas asi de feliz ♥
    cuidate
    neurÖtica

    ResponderEliminar
  15. Me encanto el fragmento, en serio. Y me alegra que estes feliz, sigue así... me alegras a mí hermosa.

    Te adoro :) ojala lo hayas pasado bien con tus amigos.

    ResponderEliminar
  16. hola linda, gracias x pasarte x mi blog... q envidia, ojala poder ver la vida de esa forma, además q envidia tu peso tb :) felicidades linda disfruta al máximo, para mi tu ya estás allá arriba en la gloria, cn un cuerpazo así saldría a todas partes :D y lo q mas importa es q te sientas feliz así, un abrazo y q sigas asi

    ResponderEliminar